LEGISLACIÓN – El desigual grado de cumplimiento de la normativa en el etiquetado de la fruta fresca en algunos puntos de venta todavía se sigue produciendo, pese a que la normativa que regula este producto data de 1984.

En concreto, es en determinadas paradas de los mercados municipales y en las tiendas tradicionales donde se sigue detectando un incumplimiento de la norma.

Se trata de un problema al que no se le acaba de poner solución, pese a que la fruta es una parte importante de nuestra dieta y a que en España consumimos un 10% por encima de la media europea, y el doble respecto a la media mundial.

El desconocimiento de la normativa es evidente entre los propios consumidores, que adquieren productos sin identificar la variedad, la categoría, el calibre, el productor y ni siquiera la procedencia de los mismos en los referidos puntos de venta.

No obstante, cabe destacar el trabajo que la OCU está haciendo en este sentido para combatir una situación que en absoluto está justificada tres décadas después de la entrada en vigor de la normativa que lo regula. Problema cultural y negligencia son los responsables de esta situación que espera una solución definitiva con mayores controles.