PROVEEDORES – El fabricante de materia prima para el etiquetado, Lecta, ha realizado una inversión próxima a los 90 millones de euros en los dos últimos años en sus plantas españolas, gestionadas a través de Torraspapel.Lecta, propiedad del fondo de capital riesgo CVC, aumentó un 1,9% su cifra de negocio en 2018 y alcanzó los 1486 millones de euros. Este resultado procede de las ventas de Torraspapel (España), Cartiere del Garda (Italia) y Condat (Francia), de los que un 93% corresponden a la comercialización de papel y, el resto, a energía. 

Por lo que se refiere al ebitda, éste se situó en 116,3 millones de euros en el referido ejercicio, un 2,5% por debajo de 2017, con unas pérdidas de 2,4 millones de euros que la compañía atribuye a unos mayores costes energéticos, entre otros factores.

De la inversión de 44,2 millones de euros previstos en 2018 para sus fábricas, 13,1 millones de euros se destinarán a la fábrica de Almazán (Soria) y 9,3 millones de euros a la de Leitza (Navarra).