ENTREVISTA – En EtiquetaNews entrevistamos en exclusiva a Luis Fernández Vilela, director general de Coreti, el fabricante de etiquetas fundado en 1991 que está presentando unas excelentes cifras de crecimiento en los últimos años y que ha sabido conquistar buena parte del mercado del oeste de España.

Coreti se fundó hace 27 años, ¿qué motivó su nacimiento?

Tras la experiencia adquirida en el sector vinieron las ganas de volar sólo y de poder crear mi propia empresa, con la que continuar el camino interesante y tan poco conocido entonces de la etiqueta adhesiva. Comenzamos en un pequeño bajo de 100 m2 en A Coruña. Éramos tan sólo dos personas y contábamos con una única máquina. Quién nos iba a decir que 27 años después seríamos más de 100 trabajadores, contaríamos con una nave de más de 4.500 m2 de superficie y nos situaríamos entre las primeras compañías del sector en nuestro país.

¿Cómo definiría qué es Coreti en la actualidad y qué la diferencia?

Coreti es, ante todo, una gran familia. Sin nuestros empleados, compañeros, amigos y colaboradores, que trabajan con nosotros mano a mano y duramente, en realidad Coreti no estaría donde está ni sería lo que es.

Esto, desde luego, es uno de los puntos que nos define, pero que también nos diferencia junto con muchas otras cosas. Entre ellas, nuestra capacidad de innovación y desarrollo constante, nuestro afán por asesorar y ayudar, y nuestro deseo de seguir creciendo al lado de nuestros clientes y de su mano.

¿A qué mercados exportan y por qué?

Nuestras etiquetas llegan a todos los puntos del planeta gracias a nuestros clientes. Son la mayoría de ellos los que exportan a otros países los productos que llevan nuestras etiquetas adhesivas. De momento, nuestro fuerte se encuentra en el mercado nacional y autonómico, también en el portugués, pero poco a poco la exportación de nuestras etiquetas a clientes extranjeros se hace más importante.

Su presencia comercial en Portugal es cada vez es mayor, ¿veremos un Coreti Portugal o cuál es el objetivo que tienen para ese mercado?

Disponemos de una amplia red comercial que llega a todos los puntos de España y también de Portugal. Este último, un país hermano que tenemos realmente cerca, con lo que por ahora no prevemos ni consideramos necesario un Coreti en Portugal.

Bastantes fabricantes de etiquetas todavía creen que tener una página web es tener presencia en Internet o que gracias a ella les van a encontrar en los buscadores, ¿cuál es su opinión respecto de la comunicación digital, dada la importancia que le prestan?

No sólo una página web atractiva, actualizada, interactiva, incluso la que permite una compra online, es suficiente para resaltar, llamar la atención de potenciales clientes o bien que estos nos encuentren en la red. Hoy en día es muy importante estar presente en las redes sociales como Facebook, Twiter, Instagram o Linkedin, entre otras. Conviene usarlas correctamente para poder sacarle todo el provecho posible para nuestra empresa. Las campañas de comunicación bien hechas a través de redes sociales como Facebook suelen ser un éxito y hacen que el usuario contacte contigo o quiera saber más de ti. Por tanto, hacen que sea él quien te acabe buscando y encontrando.

Estamos viendo cómo se van fusionando y vendiendo fabricas de etiquetas por todo el país y es previsible que en los próximos 5 años se incrementen las que tienen más de 10 millones de facturación, ¿cómo piensan afrontar un contexto en el que los grandes volúmenes serán tan importantes?

Nosotros ya competimos, desde hace años, con las compañías más grandes en volumen del sector en nuestro país. De hecho, como decía antes, nos encontramos entre los fabricantes de etiquetas más importantes a nivel nacional, aún dedicándonos únicamente a la etiqueta adhesiva. Por eso, las fusiones que se han venido produciendo en los últimos tiempos y, que seguirán dándose, no nos suponen ninguna alteración en este aspecto.

El panorama del sector de la etiqueta adhesiva era el de un sector muy atomizado, existiendo numerosas empresas de pequeña dimensión dispersas por todo el territorio nacional. Algunas de ellas interesantes para otras compañías por el negocio, la zona, la tecnología o el conocimiento del que disponían, con lo que las fusiones en este ámbito se veían venir.

<< Nosotros ya competimos, desde hace años, con las compañías más grandes en volumen del sector en nuestro país. De hecho, como decía antes, nos encontramos entre los fabricantes de etiquetas más importantes a nivel nacional, aún dedicándonos únicamente a la etiqueta adhesiva. Por eso, las fusiones que se han venido produciendo en los últimos tiempos y, que seguirán dándose, no nos suponen ninguna alteración en este aspecto >>.

¿Cómo sería el retrato robot del fabricante de etiquetas con el se llegarían a plantear una hipotética fusión?

Nosotros en este momento no nos encontramos en esta carrera por adquirir otras empresas. En su día ya hemos adquirido una pequeña empresa en nuestra comunidad que posteriormente hemos fusionado, pero ahora no estamos en esta lucha.

¿Cuáles son los retos que cree que tiene por delante la industria de la etiqueta en España?

En una tendencia alcista que se prevé en nuestro sector, pues recientemente vienen de publicarse y anunciarse cifras de crecimiento de aproximadamente un 5% anual hasta 2023, el principal reto es poder crecer también a este ritmo a pesar del incremento en el coste de las materias primas y la energía, de la situación inflacionista existente a todos los niveles, así como de la falta de material o desabastecimiento puntual de algún producto, como aconteció el pasado año por ejemplo con el papel térmico.

Pero no es el único desafío que tenemos por delante. La innovación y la sostenibilidad son dos pilares básicos en un tiempo en el que ambos conceptos van de la mano. Debemos apostar por generar productos nuevos que busquen dar solución a aplicaciones difíciles o cubrir una necesidad existente en el mercado, pero también debemos hacerlo ofreciendo cada vez más productos que sigan la filosofía “Eco-Friendly”, que garantizarán la supervivencia de nuestro sector. Es decir, utilizando materias primas sostenibles medioambientalmente, realizadas con material compostable, biodegradable o reciclable, etc. Nosotros ya los ofrecemos e incluso estamos certificados desde hace unos seis años en la Cadena de Custodia FSC, certificando ya a muchos de nuestros clientes que sus etiquetas están fabricadas con papel procedente de bosques sociales, económica y medioambientalmente sostenibles.

Además, debemos entender que el packaging de un producto es un todo donde embalaje y etiqueta van de la mano y deben estar en armonía. Por eso tenemos que estar informados y seguir las tendencias actuales en el mundo del packaging para poder hablar y asesorar sobre ellas. Aunque la originalidad también debe estar presente en nuestro sector como un modo primordial de diferenciación. Así lo entendemos en Coreti y por ello ya hemos sido reconocidos en este sentido con diversos premios.

La adecuación a las legislaciones alimentaria y farmacéutica es otra de las líneas a seguir en la industria. Hacer productos seguros para el sector de la alimentación y autentificar y asegurar los bienes farmacéuticos es lo que se espera de la etiqueta adhesiva en estos ámbitos. Nosotros, en Coreti, ya seguimos esta senda para el sector de la alimentación gracias a habernos certificado en las normas internacionales BRC/IFS, que garantizan la seguridad de nuestros productos.

Una etiqueta en España puede tener una oscilación en el precio de hasta un 30% en nuestro país, dependiendo de los acabados, cantidades y zona de producción, ¿cómo puede perjudicar esta situación los saludables márgenes del negocio en el futuro?

Al final, cada productor trabaja con sus márgenes, en sus mercados y para sus clientes. Pero el buen hacer, los plazos de entrega cada vez más asequibles y fiables y la solución de problemas marcan que el cliente quiera continuar con uno o con otro, a pesar de un coste mayor o menor.

¿Cómo puede impactar la situación política que se vive en Cataluña, donde se concentra la mayor parte del negocio de la etiqueta del país?

Los primeros días, semanas e incluso meses tras el 1 de octubre de 2017 parecía que nos traerían más cambios en el sector. Finalmente se quedó en algún movimiento de sede social de algún cliente y de algún proveedor.

También sufrimos algún problema de desabastecimiento en aquellos días derivado de las huelgas convocadas. Pero creo que para los productores como Coreti poco o nada ha cambiado, ni para la mayoría de nuestros proveedores que son multinacionales con presencia en todo el mundo. Ni creo que vaya a afectar la situación actual con nuevo gobierno tanto en la Generalitat como en La Moncloa. Al contrario, quizá se calme la situación dada la intención de diálogo que se vislumbra por ambas partes.

¿Cuál es su política de inversión en maquinaria y hasta qué punto cree que será sostenible el ritmo de actualización que está imponiendo el mercado?

En Coreti siempre hemos apostado por la inversión en I+D+i constante. De hecho, en el últimos dos años hemos adquirido tres nuevas máquinas flexográficas y una máquina de acabados para complementar a la producción de las prensas digitales HP Indigo de las que disponemos. Así mismo, hemos renovado recientemente nuestro parque de maquinaria con un nueva offset y una nueva máquina serigráfica. Ahora continuaremos en esta senda de la renovación de nuestra maquinaria. Ya lo dice el dicho: “renovarse o morir”.

Creo que en una situación de crecimiento para el sector como en la que nos encontramos y que la propia Asociación Ibérica de Fabricantes de Etiquetas en Continuo (AIFEC) ha anunciado, apostar por nueva tecnología en nuestros procesos productivos no debe dar ningún miedo.

Vivimos un boom de la tecnología digital en el etiquetado que ya vivieron otros sistemas de impresión antes, ¿cree que éste puede durar mucho?

En un mercado cada vez más competitivo, donde el diseño y la personalización son vitales, el futuro de la impresión digital está más que garantizado. Ya lo hemos visto incluso en la pasada edición de LabelExpo Europe 2017 con la evolución de este tipo de impresión y la multitud de nuevos modelos de máquinas que se han podido ver. Y así lo ponen de manifiesto también los datos del último número de Finat Radar, donde se confirma que la cantidad de impresoras digitales de etiquetas instaladas en 2017 sobrepasó por primera vez la de máquinas tradicionales.

Nosotros estamos muy contentos con la tecnología HP Indigo con la que trabajamos, pero además estamos estudiando las posibilidades de otros sistemas de impresión digital e incluso de sistemas híbridos de impresión que se encuentran actualmente en el mercado.

Antes del verano se produjo un importante incremento del precio de las tintas por diversas circunstancias, ¿cómo puede deteriorar al negocio de la etiqueta circunstancias como esta?

Situaciones de subidas de precios en materias primas como el papel o las tintas que venimos sufriendo desde mediados de 2017 nos lo están poniendo difícil a todos los fabricantes de etiquetas, pero dudo que deteriore a nuestra industria algo a lo que ya estamos acostumbrados desde hace años. Saber sobreponerse y gestionar estas vicisitudes nos hace más fuertes.

Además, las previsiones de crecimiento en nuestro sector hasta 2023, de la que hablaba anteriormente, no vienen más que a confirmar que estas circunstancias de incrementos de precios no deteriorarán a nuestro negocio.

¿Cómo se imagina el futuro de Coreti?

Pues me lo imagino como hasta ahora, cumpliendo años y creciendo sosteniblemente. Veo a Coreti apostando por la formación de capital humano joven y preparado, incentivando la innovación y el desarrollo, potenciado el diseño y ayudando sobre todo a nuestros clientes. Todo ello, como venimos haciendo desde siempre.