ENTREVISTA – Entrevistamos a Andrea Cabrero, la primera ganadora del Concurso Nacional de Etiquetas de Vinos EtiquetaNews, por su trabajo: María Antonieta. En la misma nos explica en qué se inspiró para crear la etiqueta y cómo ha sido la experiencia de participar en el mejor concurso de etiquetas de España para estudiantes de diseño gráfico. 

¿Cuándo y por qué elegiste estudiar diseño gráfico?

Desde que era niña, porque siempre me ha gustado pintar y trastear con el dibujo, haciendo pequeñas composiciones abstractas en las que casi solamente yo encontraba su significado.

Cuando cursaba en Irlanda 4º de la ESO, tuve mi primer contacto con el diseño de producto llegando hasta el diseño gráfico. Algo me decía que ese sería mi futuro. Isidro Ferrer fue en gran parte el “culpable” de que haya sido embaucada por el diseño gráfico y también de que haya llegado hasta aquí, convencida de mis aptitudes para esta profesión.

¿Qué es lo más importante para ser un buen un diseñador gráfico? 

En mi opinión, las dos cualidades más importantes que debe tener un buen diseñador gráfico son: creatividad y constancia.

Hay que estar continuamente innovando para ser capaz de expresar tus sentimientos y emociones en el momento en que se vive, de manera que la comunicación sea convincente y atractiva para captar la atención del cliente.

¿Cómo describirías la etiqueta María Antonieta, con la que has ganado el Concurso?

La describiría como una mezcla arriesgada pero, a la vez, clásica. Es una etiqueta elegante y sobria que combina y conjuga el medio (la copa) con el producto a vender y resulta atractiva a los ojos del consumidor para que llame la atención. 

¿Qué te inspiró para crearla?

Lo que me inspiró fueron las composiciones de Isidro Ferrer y las diversas copas de vino modeladas del pecho de las diferentes mujeres, dando un pequeño guiño al sexo femenino.

Para llegar al resultado final, indagué un poco sobre el vino y siempre llegaba a la conclusión de que era algo sensual y lo quería reflejar de alguna forma.

Finalmente,  realicé una investigación sobre los tipos de copas para cada vino hasta llegar a un elemento sensual como es el modelado de las copas provenientes de los pechos de distintas mujeres. 

Una vez llegué a este punto, quería hacer una nueva composición pero me di cuenta que me faltaba alguna explicación para su ejecución, por lo que traté de encontrar algo sobre la vida de la mujer que había dado forma a la copa. Esto hizo que mezclando todos los conceptos llegase al resultado deseado, eso sí, tras pasar por unas cuantas pruebas anteriores.

¿Te imaginabas que podías ganar el Concurso cuando te inscribiste?

Siendo sincera, tenía la ilusión de estar entre los 10 primeros, pero no me podía imaginar llegar a ganarlo, viendo la calidad de los trabajos de mis compañeros y pensando en que competía con 159 diseños.

¿En quién te acordaste cuando dijeron que eras la ganadora del Concurso? 

Me acorde de toda mi familia, mi pareja y especialmente de mi abuelo, que desafortunadamente no está para compartir este premio.

¿Se la dedicas a alguien en concreto?

Se lo dedico a todos ellos y a mi escuela, ESI, Escuela Superior de Diseño, en especial a Samuel Magaña, el profesor de packaging que me ha brindado esta gran oportunidad.

¿En qué crees que puede cambiar tu vida profesional este premio?

En todo, empezando por mis estudios, porque gracias a este premio ahora creo y confío más en mis trabajos ya que siempre he sido muy crítica conmigo misma.

¿Tienes alguna etiqueta favorita?

De las que presentaron mis compañeros de ESI mi favorita era la de Adrián Carrera, que quedó en segundo lugar en el concurso.

¿Cómo te imaginas las etiquetas del futuro?

Con los avances de las nuevas tecnologías,  me las puedo  imaginar hasta digitales y que sean capaces de interactuar con el consumidor según su estado de ánimo y preferencias. 

ESI Valladolid ha logrado el premio Best Learning Center in Label Design 2018, tras colocar a 6 de sus alumnos entre los 10 mejores del concurso, en una edición con 159 candidaturas, de 19 provincias españolas y en la que han participado 12 centros de formación, ¿cuál crees que ha sido la clave de este éxito?

La clave del éxito reside en una mezcla de conocimientos, esfuerzo, creatividad, implicación y fusión con un buen trabajo, que es lo que nos transmiten nuestros profesores en ESI.

¿Qué les dirías a los estudiantes de diseño gráfico para que se presenten a la 2ª Edición del Concurso Nacional de Etiquetas de Vinos EtiquetaNews 2019?

Este concurso ha significado una experiencia inolvidable y les diría que se arriesguen, que sigan su instinto, que al fin y al cabo, si se quieren dedicar al diseño gráfico quién no arriesga, no gana.  Pero sobre todo, animarles a que se presenten porque lo importante no es ganar sino DISEÑAR.

Y si no se creen capaces, que me miren a mí que he logrado cumplir un sueño. ¡Si se quiere, se puede!