MERCADO – El acuerdo alcanzado por el Consejo Regulador de la DOC Rioja en el mes de agosto, permite distinguir en el etiquetado la zona y la villa en la que se ha elaborado el caldo. De este modo, el consumidor, además de conocer que está adquiriendo un vino de Rioja, sabe si procede de la Rioja alavesa u otra subzona, y también del pueblo de donde es originaria la uva.

Según ABRA, la asociación que agrupa a los bodegueros de la zona, este cambio en el etiquetado ya lo han adoptado 150 bodegas de las 200 existentes en la zona.

Por otro lado, en los próximos días van a presentar una campaña para promocionar los vinos de Rioja Alavesa en Euskadi a través de los hosteleros, las vinotecas y las bodegas, en la que respondiendo a varias preguntas los participantes se podrán llevar interesantes premios.