FABRICANTES DE ETIQUETAS – El centro tecnológico Eurecat (miembro de Tecnio) ha presentado en el Mobile World Congress una nueva tecnología basada en la electrónica impresa que abre la puerta a la fabricación de objetos inteligentes conectados a Internet que no se habían planteado hasta ahora, como es el caso de una botella de vino donde es posible verificar su contenido sin abrirla, gracias a los sensores que lleva incorporados en la etiqueta fabricada por Germark.Esto es posible porque la botella lleva una etiqueta inteligente con electrónica impresa, sin baterías, que contiene sensores de temperatura y de calidad que permiten la monitorización del producto con la botella cerrada, mediante tecnología Near Field Communication, que hace posible una alimentación y comunicación inalámbrica a una aplicación móvil. 

Como apuntábamos, las etiquetas, que han sido fabricadas con serigrafía a escala industrial por Germark, se han aplicado por primera vez en algunas botellas de la bodega Ramon Roqueta, que las implantará para pruebas dentro de su cadena de distribución hasta el consumidor. Los datos recibidos serán almacenados en la nube, por lo que estarán listos para dar información sobre el producto desde que sale de la bodega.

El proyecto se ha enfocado hacia la producción industrial, identificando y solucionando los retos para la fabricación masiva de este tipo de etiquetas, que se considera que tienen un gran potencial en sectores como el packaging, la logística y el alimentario, entre otros ámbitos. 

“La utilización de electrónica impresa e hibridada para la conexión de objetos dentro de la Internet de las Cosas incrementa la trazabilidad y la comprensión del uso de los productos, de manera que se puede optimizar y mejorar todo su ciclo de vida”, explica el director general de Negocio de Eurecat, Miquel Rey.

En sus palabras, la nueva tecnología “ofrece la posibilidad de dotar de conexión productos u objetos donde nunca se ha planteado incorporar electrónica, mediante una tecnología compatible con los actuales sistemas de producción de la industria gráfica y la electrónica”, por lo que se abre “un modelo de negocio totalmente sostenible y viable”. 

Según el director de la Unidad Tecnológica de Impresión Funcional y Dispositivos Integrados de Eurecat, Paul Lacharmoise, “esta tecnología da un gran valor añadido, porque pone al alcance de productores y de consumidores el acceso a productos monitorizados, que permiten maximizar su aprovechamiento, con un retorno sostenible muy superior al coste incremental de la incorporación de los sensores en el producto”.

A nivel ambiental, además, esta innovación “presenta un nivel de sostenibilidad elevada, sin la necesidad de baterías, con el uso de materiales reciclables e, incluso, biodegradables”, además de reducir los materiales plásticos y metálicos en la fabricación de productos sensorizados, lo que “supone una reducción de su huella ambiental”, señala la investigadora que ha coordinado el proyecto, Claudia Delgado. 

La producción a gran escala de etiquetas inteligentes comenzó en el año 2016, dentro del proyecto Interacciona, del programa público Retos de Colaboración del Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades. Han contribuido a su desarrollo las unidades tecnológicas de Eurecat de Impresión Funcional y Dispositivos Embebidos y de Smart Management Systems.

Sobre Eurecat

Eurecat, Centro Tecnológico de Cataluña (miembro de Tecnio), aglutina la experiencia de más de 650 profesionales que generan un volumen de ingresos de 51 millones de euros anuales y presta servicio a más de 1.500 empresas. I+D aplicado, servicios tecnológicos, formación de alta especialización, consultoría tecnológica y eventos profesionales son algunos de los servicios que Eurecat ofrece tanto para grandes como para pequeñas y medianas empresas de todos los sectores.