FABRICANTES DE ETIQUETA – Según ha confirmado a EtiquetaNews el fabricante de etiquetas, Grupo Lappí Etiquetas, acaban de adquirir Gráficas Calipolense, una destacada empresa portuguesa del sector, propiedad de la familia Carrasco.

Se trata de la primera compra realizada por el grupo sevillano desde que en 2017 dio entrada al fondo de inversión, Diana Capital, mediante una ampliación de capital en la que pasó a disponer el 46% de las participaciones.

Gráficas Calipolense dispone de dos fábricas de etiquetas en Vila Viçosa (Évora), con unos 9000 metros cuadrados de superficie, y factura alrededor de 10 millones de euros.

Con esta operación, el Grupo Lappí pasará a tener más de 250 empleados y 30 millones de facturación. Según el fabricante, la idea es seguir consolidando la posición en el mercado y dimensionar el proyecto.