PROVEEDORES – Heidelberg Gallus ha hecho una selecta presentación a la prensa de la industria gráfica del país para dar a conocer en sus oficinas centrales el nuevo modelo de suscripción.

Un cambio de paradigma en la forma de relacionarse con sus clientes mediante el que el fabricante alemán pretende, más que vender máquinas, vender un conjunto de servicios y productos que permitirán a los fabricantes de etiquetas e impresores en general ser más competitivos. Este nuevo servicio consiste fundamentalmente en pagar sólo por el uso realizado de sus máquinas. Es decir, Heidelberg Gallus prestará durante cinco años sus máquinas y dispensará los utillajes y todos los elementos necesarios para que los impresores puedan hacer los trabajos de sus clientes a cambio de una cuota mensual, o bien, mediante una cuota sobre los resultados en función de los volúmenes de producción generados. Este planteamiento evitará los altos endeudamientos por la compra de maquinaria de los fabricantes de etiquetas y pondrá en sus manos una tecnología de última generación que les facilitará producir grandes cantidades de trabajos con el mínimo de operarios. Todo, gracias a un previo y minucioso estudio de sus necesidades.

Heidelberg dispone de unas gigantescas instalaciones centrales de 855.000 m2, las más grandes del mundo dedicadas a este tipo de actividad, en las que trabajan 2360 personas de las 11500 que forman la plantilla global de la compañía. Unas importantes magnitudes de compañía que destacan aún más por la determinación que tienen en desarrollar soluciones específicas para cada uno de sus clientes basadas en sus necesidades concretas. Un cambio de enfoque que ha venido de la mano de un cambio en la forma de trabajar de su personal, con espacios más cómodos y una gran orientación a la creatividad. Basta pasearse por el Departamento de Marketing o los diversos espacios destinados a I+D para percibir cómo se estimulan éstas nuevas formas de pensar y hacer con entornos decorados en clave zen y combinados con colores vitales que en su conjunto desprenden frescura. Pero tampoco nos podemos olvidar de las grandes mejoras en la tecnología inkjet y el resto de soluciones tecnológicas que están logrando.

Heidelberg lleva desde 1850 fabricando máquinas, factura 2500 millones de euros (2018/2019), dispone de un gran Centro de Formación, un Banco propio para financiar las operaciones de sus clientes y, con el modelo de suscripción pretende crear una nueva cultura de la producción.

Hasta la fecha, 50 empresas de 12 países ya han contratado la nueva fórmula de suscripción, pero todo hace indicar que serán muchos más. Hay un punto en el que la oferta y la demanda se encuentran, y Heidelberg Gallus ha dado con una solución basada en la eficiencia, que además tiene un excelente impacto fiscal para los fabricantes de etiquetas, puesto que podrán deducir en sus explotaciones las cuotas íntegras de la suscripción en lugar de las amortizaciones parciales que proceden en la compra de maquinaria habitual.

EtiquetaNews estará ahí para contarles cómo evoluciona esta interesante propuesta de revolución que parece haber llegado.