PROVEEDORES – El fabricante de soluciones autoadhesivas para la industria de la etiqueta, Herma, ha reducido al año su producción de CO2 en 10.000 toneladas.

Los sistemas de reciclado implementados en las dos nuevas plantas de producción de materiales autoadhesivos y máquinas etiquetadoras que dispone Herma en Filderstadt (Alemania), que se pusieron en marcha en 2019 y 2020, les han permitido hacer una diferenciadora transición a la energía verde.

Según Thomas Baumgärtner, director general de Herma, “El uso de energías renovables es un  objetivo de la compañía, pues se trata de nuestra contribución al mundo para reducir la huella de carbono”. 

Pero el plan de Herma no solo ha contemplado la recuperación de la fibra de papel para producir revestimientos de etiquetas, también ha desarrollado un interesante reacondicionamiento de contenedores para el transporte de materiales, ha cambiado su flota de vehículos por modelos ecológicos… y, con todo, ha logrando posicionarse como una compañía ecológica destacada en Europa.