DISEÑO DE ETIQUETAS – El último estudio del que se tiene noticia sobre el perfil del comprador de vino fue dirigido por Jaume Gené y Christophe Maquet, profesores de la Universitat Rovira i Virgili (URV). El mismo se elaboró en 2016 a partir de 1.087 entrevistas realizadas en 13 grandes superficies de toda Catalunya determinando que, después del precio, la presentación de la botella es el aspecto más valorado por los consumidores. En concreto, la etiqueta lograba una puntuación de 7,3 sobre 10; por delante de otras variables como la marca, la denominación de origen o las recomendaciones de amigos, las revistas y los blogs especializados.

Esta circunstancia, unida a que el vino de cosecha se está viendo sometido a una constante batalla de precios, ratifican la importancia que va a cobrar en los próximos años el diseño de las etiquetas de vino, convirtiéndolo en un elemento diferenciador determinante, tanto en el mercado nacional como internacional. En este sentido, el 1er. Concurso Nacional de Etiquetas de Vinos para estudiantes de diseño gráfico organizado por EtiquetaNews pretende atender a esta realidad, creando una nueva generación de especialistas en etiquetas que sepan desarrollar nuevos límites visuales a este milenario producto.

El precio de una etiqueta de vino puede rondar entre 2000 y 20000 euros, pero dado el impacto que tiene para el comprador, se convierte en una inversión cada vez más necesaria y rentable, si valoramos cómo contribuye a posicionar a las marcas en un mercado plagado de tanta oferta.