MERCADO – El informe Radar #11 realizado por Finat sobre el consumo en la industria de la etiqueta europea en 2018 confirma que sigue creciendo, pero con un cierto enfriamiento, factor que acostumbra a estar relacionado con la evolución del PIB de los mercados analizados.Este crecimiento se traduce en un consumo de etiquetas autoadhesivas que ha pasado del 4,7% (2017) al 1,4% (2018). Un dato que se tiene que valorar dentro de un contexto general de crecimiento continuado de la industria de la etiqueta del continente, que dura desde 1996, y que prácticamente ha doblado su volumen en ese periodo.

De los 13 países analizados, en 11 se han logrado tasas de crecimiento positivo en el consumo de etiquetas. España ha crecido por encima de la media, con un 2,9%, al igual que lo han hecho otros nueve países. A la cabeza de estas evoluciones se encuentra Ucrania (11,3%) y Rusia (6,6%), destacando en contraste el modesto crecimiento experimentado por Alemania y Francia, dos importantes mercados que ni tan si quiera han llegado a una tasa del 0,5%. 

Por sectores, los que más demanda han experimentado son farma, cuidado personal y productos para el hogar. Mientras que la automoción y la venta al por menor han presentado ratios negativos.

Un tanto alarmante se vislumbra el escenario de Turquía, en el que ha habido un descenso del consumo del 4,5%; así como en el Reino Unido, donde éste ha sido del 1,2%, pero que en la práctica ha sido menor puesto que en 2017 se produjo un almacenamiento debido al efecto Brexit.

Por lo que se refiere a la compra de maquinaria, entre un 10-15% de los fabricantes de etiquetas encuestados han declarado que comprarán alguna prensa durante durante el próximo año, cifra algo inferior a la obtenida en 2017.

Este es el onceavo informe Radar que Finat ha sido realizado con la colaboración de 80 fabricantes de etiquetas de toda Europa. La Federación Internacional de Fabricantes de Etiquetas, Finat, fue fundada en 1958 y cuenta con 600 miembros de 50 países.