TENDENCIAS – Las necesidades de fabricación de etiquetas están cada vez más sometidas a los impredecibles cambios de apetencias de los nuevos consumidores emergentes. Durante varias generaciones éstos hábitos han sido muy estables, pero desde hace quince años no paran de irrumpir nuevos productos, demandados por estos poderosos colectivos, que significan oportunidades para los fabricantes de etiquetas. 

La última categoría que más incremento de demanda está experimentando es la de los productos ecológicos y sostenibles. De hecho, el último estudio de la compañía de investigación de mercados, GlobalWebIndex, sobre el cambio en los hábitos de consumo y cómo afectan en la toma de decisiones de compras, ratifica esta tendencia. El informe concluye que 6 de cada 10 millennials (22-35 años) están dispuestos a pagar más por productos ecológicos y sostenibles. Estos no serían los únicos ya que el 58% de la Generación Z (16-21), el 55% de la generación X (36-54) y el 46% de los Baby Boomers (55-64) también escogen productos ecofriendly aunque incrementen el gasto de su compra.

Esta tendencia global está obligando también a las marcas a ser responsables y a adaptar sus estrategias para poder satisfacer las necesidades de este nuevo perfil de consumidor. Destacan la coherencia entre sus pensamientos y actos, su compromiso hacia el medio que les rodea y la búsqueda de colectividad frente al individualismo.

El nuevo consumidor compra aquello que necesita, mira las etiquetas de los productos, se informa sobre el origen y la composición; reutilizando siempre que puede y es sensible al comercio de proximidad. La tendencia es ahora la economía circular.

Las exigencias de estos nuevos consumidores preocupados por la emergencia climática, la brecha social o la disrupción tecnológica, también afecta cada vez a más sectores. El e-commerce aunque reduce emisiones y ahorra energía al eliminar los puntos de venta físicos, también debe ser consciente del impacto medioambiental que genera el packaging de sus productos.

La población española ha recibido bien estos movimientos donde los productos y servicios tienen varios usos y se busca una utilización más responsable de los recursos. Otras iniciativas como el zero waste han ganado importancia por el impacto del movimiento “Fridays for Future” o el denominado “efecto Greta”.