PROVEEDORES – Desde que en 2017 anunciase que había sido adquirida por el grupo inversor, Indes Capital, muchos han sido los cambios por los que ha pasado el fabricante de maquinaria español, Rotatek. El más determinante, la inyección de capital que permitió ponerse al día de los compromisos pasados que estrangulaban su desarrollo. Pero una vez saneada la empresa en todos los sentidos, en 2019 los administradores han dado un golpe de timón para relanzar la marca a nivel nacional e internacional.

De este modo, la primera decisión ha sido nombrar director general a Mario Gámez. Un movimiento que ha dejado en sus manos el desarrollo de un plan articulado en tres niveles. El primero de ellos es el cambio a unas nuevas instalaciones en la provincia de Barcelona, el cual se llevará a acabo en septiembre próximo y que marcará un antes y después en su historia, tras casi 30 años en la fábrica de San Cugat del Vallés (Barcelona). Unas modernas instalaciones en las que fabricarán e integrarán todos los servicios de la compañía.

El segundo nivel de este plan es la creación de una estructura con personal altamente especializado. Aspecto que según Gámez, les permitirá ser muy eficientes e implementar diversas mejoras en sus productos, como el lanzamiento del modelo inkjet UV con el que acaban de complementar su portafolio de semirotativas y rotativas offset para el etiquetado.

Y el tercer nivel de esta estrategia consiste en un ambicioso plan de ventas internacional centrado en los mercados emergentes y un relanzamiento en el mercado nacional. Un nivel que será apoyado con la asistencia a LabelExpo Europe 2019 (Pabellón 11, Stand 11A25) y en el que se presentarán como una marca renovada, en manos de expertos, y con un excelente servicio postventa.